Corona de metal-cerámica

corona de metal porcelanaGracias a su resistencia y al precio más asequible en comparación con otros tipos de coronas, la corona de metal-cerámica es la más solicitada por los clientes y al mismo tiempo recomendada por los dentistas. Ya desde su nombre podemos deducir que esta corona se compone de metal y porcelana. La parte interior de la corona está realizada en metal, en cambio la parte externa está revestida con porcelana dando un aspecto más natural al nuevo diente.

Los materiales utilizados en la realización de la corona de metal-cerámica

Los metales que pueden ser utilizados para la parte interior son: Cromo-Níquel; Cromo-Cobalto; Oro; Platino; Titanio. Normalmente cuando la gente habla de metal-cerámica, se refiere a la aleación Cromo-Níquel o Cromo-Cobalto. No se recomienda hacer las coronas de aleación de Cromo-Níquel, incluso si es muy barato porque está comprobado que pueden ocurrir reacciones alérgicas. Por ese motivo abajo nos referiremos sólo a la aleación de Cromo-Cobalto.

 Las ventajas de la corona metal-cerámica:corona metal porcelana

– la resistenciaLas coronas de metal-cerámica son muy resistentes y por eso los dentistas las recomiendan para los dientes molares y premolares, donde se ejerce una fuerza más intensa sobre los dientes. – el aspecto natural del diente  La corona dental de metal-cerámica confiere un aspecto natural al diente (incluso si la corona de porcelana libre de metal tiene un aspecto más natural) – precio asequible La corona de metal-cerámica es mucho más asequible que la de porcelana pura o de zirconio. Véase el precio para la corona de metal-cerámica

 Las desventajas de la corona de metal-cerámica

– el metal puede provocar reacciones alérgicas Es mas común que la aleación de Cromo-Níquel cause reacciones alérgicas. – efecto sombra La luz que pasa a través de la porcelana se refleja por el metal creando un efecto sombra por lo que no se recomienda para los dientes frontales. – “margen metálico”  Con el tiempo las encías se retraen dejando a la vista el metal de la corona visible como un “margen metálico” entre la encía y el diente. Todavía, es importante saber que estas no son simplemente críticas sino el resultado de la comparación directa entre diversos tipos de coronas dentales.

 ¿Cuánto dura una corona de metal-cerámica?

En condiciones ideales de producción y de uso, las coronas de metal-cerámica pueden durar 15-20 años. Todavía el paciente  tendrá que substituir las coronas después de 7-10 años.

La duración de las coronas de metal cerámica depende de los siguientes factores:

– sujeto a los términos y condiciones de producción Elija una clínica dental de confianza, que tenga preferiblemente su propio laboratorio dental. El tiempo de  espera será más breve y se respetarán todas las condiciones necesarias de producción de las coronas de metal-cerámica de calidad. –higiene oral y su mantenimiento Se recomienda tratar las coronas como si fueran dientes naturales, hacer limpieza profesional cada 6 meses, lavarlos dos veces al día por al menos 4-7 minutos y hacer visitas periódicas de control al dentista, incluso si no tiene molestias.  la situación del diente/implante sobre el cual se fija la coronaLa corona metal-cerámica no se sustituye solo porque está usada. Si está en buenas condiciones pero el diente o el implante que está debajo es dañado o le molesta, la corona respectiva se quita y en la mayoría de los casos no se puede utilizar más. – la velocidad de retracción de las encíasCon el tiempo la encía se retrae dejando a la luz la corona que se vuelve antiestética. La velocidad de retracción varia de persona a otra por eso también la duración de la corona de metal cerámica puede cambiar. – costumbres viciosas/bruxismo Romper las nueces y las semillas, quitar los tapones de la cerveza con los dientes y el bruxismo pueden reducir drásticamente la duración de una corona de metal-cerámica.